Zelma Raquel Dumm

Quiero el mío

Claudia llevó a su niño a la plaza, luego de discutir con su marido por el pago de las expensas del departamento en el que viven. Damián no le había comentado nada, pero desde hace unos meses viene retrasándose con el pago, lo que la pone muy molesta.
Luis es un pequeño flacucho y algo tímido. Los años del Covid lo han aislado de los juegos con otros niños de su edad, por lo que generalmente se desplaza solo por las hamacas y los toboganes de plástico que le atraen. Pocas veces interactúa con los demás y menos aún, los enfrenta.


El mediodía luce desapacible. Unas nubes oscuras bordean el horizonte y no permiten que los rayos del sol calienten lo suficiente la hierba escasa de los canteros.


Luis se ha acercado a Claudia y con el dedo le señala los globos que ha traído para vender un falso payaso de circo.


―¿Cuál de todos quieres?― pregunta Claudia al niño.


Los hay de todas formas y colores. Los más atrayentes son aquellos que lucen de color plateado, con estrellitas pegadas que refulgen aun con la escasa luz de un día nublado.


Luis observa cuidadosamente cada uno de los globos hasta que se decide por uno de color azul que tiene la forma de un avión con las alas extendidas.


En el interín se han acercado otros niños y cuando Luis señala con su dedo índice el preferido, otro niño se adelanta y dice fuerte, mientras tironea del pantalón de su padre:


―¡Quiero ese de azul, papá, el avioncito!


Ahora Claudia no sabe qué hacer, mira a su hijo, al globero y al otro niño. Por fin se le escapa:


―Mi niño también quiere ese globo―le dice al globero―. ¿No tendrá dos por casualidad?


El globero rechaza la idea con la cabeza y mientras tanto le cede el globo del avioncito al otro niño, tomándolo del piolín.


―Le dije que mi hijo quería ese―protesta Claudia ―. ¡No se lo puede dar, así como así a otro niño! ―insiste.


El padre que no ha intervenido hasta ese momento se vuelve para mirarla, mientras su mano derecha rebusca algo en el bolsillo del pantalón.


―Me parece que sos una desubicada―la ataca ―. ¿Por qué no elegís otro y listo?


Entre tanto, Luis hace pucheros, preparándose para llorar, al mismo tiempo que aprieta fuerte la mano de su madre.


―El desubicado sos vos, ¿por qué no elegís vos otro para tu hijo?


El globero ve que las ventas van a quedar en la nada y se apresura a mostrar sus otros modelos a los dos niños, mientras los padres de ambos se miran.


―Acá tenemos una ballena azul, este otro es un helicóptero, vean qué bonito. Ah…acá tengo uno especial, un submarino, miren cómo flota en el espacio― dice el vendedor.


El chico con el padre observa los globos con el ceño fruncido. Pone cara de enojado y hace un gesto a su padre de que no quiere ninguno de esos globos.


Luis, en cambio, más dócil, se enamora de un globo que parece una nave espacial y lo señala con su dedo.


―Ese quiero.


Aprovecha Claudia el momento y le paga al globero lo que este pide, con tal de conformar a Luis y no continuar la guerra con el otro comprador.


Entonces el padre mira a su hijo y dice con tono confrontativo, al mismo tiempo que saca de la billetera un billete grande y lo exhibe:


―Yo quiero el globo del avioncito. ¿Cuánto vale?


Al darse cuenta de que el otro niño va a quedarse con el globo que él había elegido antes y que no es el que tiene en la mano, Luis comienza a llorar.


―Sos un cretino― le dice Claudia al hombre. Se da media vuelta y trata de marcharse, tironeando del brazo de Luis, que sigue gimoteando.


El padre del niño paga por el globo y sale detrás de Claudia. Pasa por su lado y le tira en la cara:


―En la vida hay que pelear por lo que uno quiere, porque si no, se lo llevan otros. Esa es la enseñanza que quiero que mi hijo aprenda.


Ella le contesta:


―Tu hijo va a aprender a ser un cretino como vos, de eso no me cabe duda.


Luego se marcha, muy contenta de haber descubierto cómo quitarse la bronca de encima y haber podido replicar. Pero entonces el otro niño que va delante con su padre se da vuelta hacia atrás para mirar los ojos húmedos de Luis y pregunta:


―Papi, y ¿si se lo damos? Podemos comprar otros ¿no?


Y en un instante se desprende de la mano férrea que lo tiene agarrado, corre hasta Luis y le entrega el globo del avioncito. Y le dice:


―Yo no quiero ser eso que dice tu mamá. No llores.


Claudia le pasa la mano por el cabello, en señal de agradecimiento, mientras el padre, absorto, se pregunta por qué está perdiendo el tiempo en la plaza, allí con su hijo, cuando tiene tantas cosas importantes para hacer.

Zelma Raquel Dumm (Argentina). Profesora de Letras, egresada de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Actualmente trabaja en la Universidad Nacional de Moreno. En el año 2020 publicó su primer libro de relatos, Mujer en mármol y otros cuentos.  En el 2021 editó su segundo libro de cuentos, “De rarezas y crueldades”. Publica en las revistas Cisne Digital de México y Quinde cultural de Ecuador. La seleccionan para integrar la Antología del nuevo cuento latinoamericano. Latinoamérica cuenta (2021). Edit. Fela de Ecuador y contribuye en Mate amargo, pisco y mezcal. Antología de cuentos latinoamericanos de Norte a Sur. Books.google.com.ar. 2021, junto con escritores mexicanos.

  • La Visión Inagotable / Curso online
    La Visión Inagotable Este es un espacio para el encuentro y el crecimiento personal. A través de la poesía y el diálogo colectivo creamos lazos que nos permiten habitar el mundo con sentido desde una vertiente expresiva y artística. La lectura y la escritura poética nos permiten recrear un intercambio de saberes y expresar la …

    La Visión Inagotable / Curso online Leer más »

  • Antología poética Festival Literario Ouroboros 2022
    En el Festival Literario Ouroboros 2022, «Memorias e identidades rurales», logramos integrar a diversos escritores, poetas y artistas que cada día se esfuerzan por aportar un cambio positivo en el territorio que habitan. Gestores culturales que con su hacer proyectan el corregimiento San Cristóbal como un territorio cultural.
  • BETH: CIUDAD VIVIENTE
    En un mundo desesperado y agonizante la humanidad lucha por sobrevivir, mientras grandes tiranías implementan estrategias para controlar su gran juego social. La única esperanza es un nuevo comienzo. Pero, los sueños se pueden convertir en otra pesadilla de la razón.
  • SABERES ANCESTRALES
    Cuando nos conectamos con la vida de estas montañas y apreciamos la riqueza invisible de nuestra propia historia somos realmente conscientes de nuestro lugar y del lugar del otro. La historia nos invita a conocer esa trama del tiempo que nos da cuerpo y comunidad. Asumir la historia significa trabajar todos los días en contra …

    SABERES ANCESTRALES Leer más »

  • ÉTICA ECOLÓGICA
    La reflexión y las acciones que favorecen el cuidado del medio ambiente constituyen el amplio campo que nos vincula con la naturaleza como un factor crucial en lo que respecta a la construcción de la cultura de paz en San Cristóbal. En nuestro corregimiento la relación con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente …

    ÉTICA ECOLÓGICA Leer más »

  • EMPATÍA Y SOLIDARIDAD
    En nuestro corregimiento San Cristóbal la comunicación es esencial para la construcción de paz, no se trata de una campaña ni de una visión política, sino que es más bien una actitud que tiene por efecto la construcción de alianzas para la vida comunitaria y el mantenimiento de una cultura basada en el poder del …

    EMPATÍA Y SOLIDARIDAD Leer más »

  • PLURALIDAD Y DIFERENCIA
    La comunicación para la cultura de paz se nutre de diferencias y se enriquece con visiones diversas y plurales. Nuestras diferencias son un hecho indiscutible, pero la diversidad hace que podamos vivir en sociedad, que podamos incluso comunicarnos y servirnos de la palabra como elemento de construcción del tejido social. Somos diferentes y somos otros …

    PLURALIDAD Y DIFERENCIA Leer más »

  • MUJER Y VIDA CAMPESINA
    En San Cristóbal la vida campesina es parte de la tradición y de la identidad cultural, es crucial para la economía y la soberanía alimentaria. La cultura de paz se vive en la ruralidad de nuestro territorio, allí el encuentro con la naturaleza y el trabajo humilde generan valores que fortalecen la cultura de paz. …

    MUJER Y VIDA CAMPESINA Leer más »

  • PERDÓN Y RECONCILIACIÓN
    La cultura de la paz se funda en acciones de reconocimiento comunitario y de comunicación asertiva que posibilitan escenarios para el encuentro. Ante una sociedad que, continuamente, crea conflictos y enfrenta a los individuos a situaciones de riesgo moral y ético, una de las alternativas más eficaces y difíciles de realizar es el perdón y …

    PERDÓN Y RECONCILIACIÓN Leer más »

  • Fusión natural
    Fusión natural es una serie de 20 piezas pictóricas que nos permite reflexionar sobre los efectos dañinos de la razón del hombre y cómo esta puede afectar el resto de la naturaleza que nos rodea. A partir de la cocreación entre los artistas plásticos Mónica María Correa Ortiz y Juan Carlos Muñoz Betancur se resalta en cada pieza pictórica un personaje del corregimiento con una especie en peligro de extinción, ambos relacionados por el contexto de la vereda donde cohabitan, rodeado del paisaje natural.