Zelma Raquel Dumm

Quiero el mío

Claudia llevó a su niño a la plaza, luego de discutir con su marido por el pago de las expensas del departamento en el que viven. Damián no le había comentado nada, pero desde hace unos meses viene retrasándose con el pago, lo que la pone muy molesta.
Luis es un pequeño flacucho y algo tímido. Los años del Covid lo han aislado de los juegos con otros niños de su edad, por lo que generalmente se desplaza solo por las hamacas y los toboganes de plástico que le atraen. Pocas veces interactúa con los demás y menos aún, los enfrenta.


El mediodía luce desapacible. Unas nubes oscuras bordean el horizonte y no permiten que los rayos del sol calienten lo suficiente la hierba escasa de los canteros.


Luis se ha acercado a Claudia y con el dedo le señala los globos que ha traído para vender un falso payaso de circo.


―¿Cuál de todos quieres?― pregunta Claudia al niño.


Los hay de todas formas y colores. Los más atrayentes son aquellos que lucen de color plateado, con estrellitas pegadas que refulgen aun con la escasa luz de un día nublado.


Luis observa cuidadosamente cada uno de los globos hasta que se decide por uno de color azul que tiene la forma de un avión con las alas extendidas.


En el interín se han acercado otros niños y cuando Luis señala con su dedo índice el preferido, otro niño se adelanta y dice fuerte, mientras tironea del pantalón de su padre:


―¡Quiero ese de azul, papá, el avioncito!


Ahora Claudia no sabe qué hacer, mira a su hijo, al globero y al otro niño. Por fin se le escapa:


―Mi niño también quiere ese globo―le dice al globero―. ¿No tendrá dos por casualidad?


El globero rechaza la idea con la cabeza y mientras tanto le cede el globo del avioncito al otro niño, tomándolo del piolín.


―Le dije que mi hijo quería ese―protesta Claudia ―. ¡No se lo puede dar, así como así a otro niño! ―insiste.


El padre que no ha intervenido hasta ese momento se vuelve para mirarla, mientras su mano derecha rebusca algo en el bolsillo del pantalón.


―Me parece que sos una desubicada―la ataca ―. ¿Por qué no elegís otro y listo?


Entre tanto, Luis hace pucheros, preparándose para llorar, al mismo tiempo que aprieta fuerte la mano de su madre.


―El desubicado sos vos, ¿por qué no elegís vos otro para tu hijo?


El globero ve que las ventas van a quedar en la nada y se apresura a mostrar sus otros modelos a los dos niños, mientras los padres de ambos se miran.


―Acá tenemos una ballena azul, este otro es un helicóptero, vean qué bonito. Ah…acá tengo uno especial, un submarino, miren cómo flota en el espacio― dice el vendedor.


El chico con el padre observa los globos con el ceño fruncido. Pone cara de enojado y hace un gesto a su padre de que no quiere ninguno de esos globos.


Luis, en cambio, más dócil, se enamora de un globo que parece una nave espacial y lo señala con su dedo.


―Ese quiero.


Aprovecha Claudia el momento y le paga al globero lo que este pide, con tal de conformar a Luis y no continuar la guerra con el otro comprador.


Entonces el padre mira a su hijo y dice con tono confrontativo, al mismo tiempo que saca de la billetera un billete grande y lo exhibe:


―Yo quiero el globo del avioncito. ¿Cuánto vale?


Al darse cuenta de que el otro niño va a quedarse con el globo que él había elegido antes y que no es el que tiene en la mano, Luis comienza a llorar.


―Sos un cretino― le dice Claudia al hombre. Se da media vuelta y trata de marcharse, tironeando del brazo de Luis, que sigue gimoteando.


El padre del niño paga por el globo y sale detrás de Claudia. Pasa por su lado y le tira en la cara:


―En la vida hay que pelear por lo que uno quiere, porque si no, se lo llevan otros. Esa es la enseñanza que quiero que mi hijo aprenda.


Ella le contesta:


―Tu hijo va a aprender a ser un cretino como vos, de eso no me cabe duda.


Luego se marcha, muy contenta de haber descubierto cómo quitarse la bronca de encima y haber podido replicar. Pero entonces el otro niño que va delante con su padre se da vuelta hacia atrás para mirar los ojos húmedos de Luis y pregunta:


―Papi, y ¿si se lo damos? Podemos comprar otros ¿no?


Y en un instante se desprende de la mano férrea que lo tiene agarrado, corre hasta Luis y le entrega el globo del avioncito. Y le dice:


―Yo no quiero ser eso que dice tu mamá. No llores.


Claudia le pasa la mano por el cabello, en señal de agradecimiento, mientras el padre, absorto, se pregunta por qué está perdiendo el tiempo en la plaza, allí con su hijo, cuando tiene tantas cosas importantes para hacer.

Zelma Raquel Dumm (Argentina). Profesora de Letras, egresada de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Actualmente trabaja en la Universidad Nacional de Moreno. En el año 2020 publicó su primer libro de relatos, Mujer en mármol y otros cuentos.  En el 2021 editó su segundo libro de cuentos, “De rarezas y crueldades”. Publica en las revistas Cisne Digital de México y Quinde cultural de Ecuador. La seleccionan para integrar la Antología del nuevo cuento latinoamericano. Latinoamérica cuenta (2021). Edit. Fela de Ecuador y contribuye en Mate amargo, pisco y mezcal. Antología de cuentos latinoamericanos de Norte a Sur. Books.google.com.ar. 2021, junto con escritores mexicanos.

  • Convocatoria Edición 31 : “ILUMINACIONES”
    Convocatoria Edición 31 : “ILUMINACIONES” La Revista Literaria Ouroboros invita a creadores locales e internacionales a colaborar con sus poemas, cuentos, ilustraciones, collages, ensayos, experimentos sonoros y videoarte para conformar la Edición 31 : “ILUMINACIONES”. En esta ocasión queremos realizar una convocatoria de carácter inclusivo e interdisciplinario, creaciones que inviten a explorar las posibilidades de… Leer más: Convocatoria Edición 31 : “ILUMINACIONES”
  • Diego Arellano / ETERNIDADES
    ETERNIDADES COLLAGE Diego Arellano (Argentina). Artista Visual. Egresado del Instituto Superior de Artes Visuales “Prof. Roberto López Carnelli” – Paraná, Entre Ríos.Me desempeño como docente de artes visuales  en las cátedras Historia del Arte I; Arte Argentino y Latinoamericano, ambas en la Tecnicatura, Profesorado y Licenciatura en Artes Visuales. Didáctica de la Educación Artística, en… Leer más: Diego Arellano / ETERNIDADES
  • Melina Pilar Fernández / ETERNIDADES
    ¿SABÉS CUÁL CARTA NOS RECUERDA QUIÉNES SOMOS? «El terror se basa en la incomunicación.Rompa el aislamiento.Vuelva a sentir la satisfacciónmoral de un acto de libertad.Derrote el terror. Haga circularesta información»Rodolfo Walsh Haz de silueta tras silueta,marcada por cada atroz cadena de la represión,al calabozo fue por cada leal participación.Terrorista más terrorista,en su brutal censura de… Leer más: Melina Pilar Fernández / ETERNIDADES
  • Luciano Ácleman
    LA DIESTRA DEL ZURDO Lo sabía de antemano y ahora meditaba sobre esos hechos. Arrebujado en la cama y habiendo lanzado la almohada muy lejos, sólo necesitaba silencio para dilatar sus pensamientos. Su cama era un revoltijo de sabanas y colchas. Pensar lo pensado lo llevo a quedarse profundamente dormido, en soledad como casi siempre.… Leer más: Luciano Ácleman
  • Lina María Giraldo García / ETERNIDADES
    DORMIDA Todos los días,muero por horas.A veces muchas,casi siempre pocas. Muero,cuando sale la luna yen instantes de derroche,con el sol esplendoroso presente. Hoy,moriré por 17 mil vez.Será simple,sin actos fúnebres,ni desgarradoras despedidas.Solo desearélas buenas noches,me acostaré.Abrazaré mi Esposomientras le entrelazomis fríos pies,cerraré los ojos. Mis angustias aparecerán,invocaré mis oraciones.Si no sirve para pronto morir,respiraré profundo… Leer más: Lina María Giraldo García / ETERNIDADES
  • José Francisco Parra / ETERNIDADES
    LAS ESCARAMUZAS DEL TROMPO Y LA ZARANDA En el patio de mi casa, bailando siempre estaba. Me llaman el Trompo. En cada bailada, bailaba y bailaba sin que nadie me pudiera alcanzar.Bailaba sin cansancio, bailo una, dos y tres veces hasta que mis giros se sienten alegres.Cansado nunca estoy. Bailo en una mano, de cabeza… Leer más: José Francisco Parra / ETERNIDADES
  • Nerys del Carmen Castro Polo / ETERNIDADES
    HUMANIDAD EN DECADENCIA De esta desdichada humanidadno nos podremos salvar.Mientras unos buscan igualdadotros traen maldad. Difícil será vencerlos.Pero si alzamos nuestra voz,muchos lo lograremosy seremos más que un simple portavoz. Si actuamos con mucho valory sobre todo con el corazónevitaremos mucho dolora esas personas que tienen razón. La razón de pensar diferente,la razón de poder… Leer más: Nerys del Carmen Castro Polo / ETERNIDADES
  • Jhony Gallego / ETERNIDADES
    DAME TU BRILLO, CIUDAD Breve esbozo interpretativo sobre “Dame tu canto ciudad” de Marta Quiñonez “el artista, por definición,aprende muy pronto a soportar la soledaden nombre de la creación de la obra”. Carlos Fuentes Cuando Borís Abramovich Ansky[1] descubrió que su carrera literaria irremediablemente lo llevaría al suicidio o a cometer una locura semejante, tuvo… Leer más: Jhony Gallego / ETERNIDADES
  • Juan Camilo Aguirre Palacio / ETERNIDADES
    DORMIR El dormir es la sensación más tranquila al finalizar el día, indiferente de si fue un buen día o un mal día. Pero en mi suceder interno, no fue así y por los menos durante una semana no pude conciliar el sueño, así que tomando esto y otras emociones del momento, decidí crear este… Leer más: Juan Camilo Aguirre Palacio / ETERNIDADES
  • José Napoleón Hernández / ETERNIDADES
    HISTORIA DEL FUTURO HASTA LA POESÍA El hombre tierra fue, vasija, párpadodel barro trémulo, forma de la arcillafue cántaro caribe, piedra chibchaPablo Neruda En los días largos de la vida,el árbol es presente,la roca es presente,anochece la tristeza. El árbol,abismo que opaca la rocael presente no necesita olvido.El precipicio de los años reciclados,cuando los sonidos… Leer más: José Napoleón Hernández / ETERNIDADES

Comparte este contenido

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter