Ruben Pérez Hernández

EL SILENCIO

En aquella tarde sonaron las alarmas. Las sirenas se dispararon violentamente anunciando el peligro inminente. Estaba claro, nadie esperaba que sucediera eso ese día. Sin embargo, sucedió…
Primero fue un simple rumor, luego se extendió como una noticia, pero lo peor vino al final. Todo se oscureció amenazante, diría que era terrorífico.
Ahí fue cuando las sirenas hicieron su trabajo. …y la masa humana se lanzó desquiciada, una avalancha de personas que seguían a otros que no sabían a dónde iban. Tomaron las calles y éstas se inundaron con la incógnita salvaje de no saber cómo salvar la vida.
Luego llegaron los temblores que inquietantes sitiaron a parte de la ciudad que quedó a oscuras, endeble y casi vacía. Entonces las almas comenzaron a emigrar, fastidiadas de aquellos cuerpos vencidos, que dejaban atrás.
En aquel momento se produjo un silencio arrollador, total y absoluto. Se adueñó de todo, de los espacios vacíos y de las endebles conjeturas muertas.
No sé cuánto tiempo pasó, pero fue mucho. Aquella primigenia y terrorífica escena se transformó en un curioso jardín. Aparecían árboles en medio de la avenida que se habían hecho paso a fuerza de sobrevivir según los ciclos de la naturaleza; plantas desconocidas que tomaban por asalto las cosas que habían quedado muertas y abandonadas a su suerte.
Y la vida se hizo presente en una mañana luminosa de primavera. Cuando todos los acontecimientos estaban distraídos de su consecuente protesta, irrumpió en el ambiente un ser distinto. Era un ser humano que caminaba con paso lento por la avenida principal de la ciudad, adivinando las pisadas dejadas por otros humanos que ya no estaban. Deambuló paciente en su traje, que lo preservaba del ambiente presumiblemente hostil, y subió la empinada calle que lo llevaba a la cumbre, así vio por primera vez el sol que se reflejaba en el agua.
Se quitó el casco y el aire acarició su ralo cabello, sintió una emoción que le oprimió el pecho, sin comprender por qué habían llegado hasta la destrucción sus antepasados.
El silencio generó vida y el desconocido se percató de ello, porque en derredor la vio moverse, serena y lenta. Era como si el tiempo -que no existe- no hubiera pasado.
Entonces, la emoción que sintió al principio, se transformó en esperanza, y la ciudad fue la imagen del planeta devastado que apoya sus brazos para tomar impulso y levantarse.
Esperanza…, esa fue la palabra mágica que dio principio a la nueva colonización, de un planeta perdido en los suburbios de una galaxia -como tantas-, del Universo.

Ruben Pérez Hernández (1960, Montevideo-Uruguay). Licenciado en Historia, escritor y poeta. Ha publicado en varias revistas de Argentina, México y España. Ha participado de una Antología poética organizada por la Editorial Oxymoron en la República Argentina. Actualmente trabaja en la Biblioteca del Poder Legislativo.

PubliKaciones Literarias

  • La Visión Inagotable / Curso online
    La Visión Inagotable Este es un espacio para el encuentro y el crecimiento personal. A través de la poesía y el diálogo colectivo creamos lazos que nos permiten habitar el mundo con sentido desde una vertiente expresiva y artística. La lectura y la escritura poética nos permiten recrear un intercambio de saberes y expresar la …

    La Visión Inagotable / Curso online Leer más »

  • Antología poética Festival Literario Ouroboros 2022
    En el Festival Literario Ouroboros 2022, «Memorias e identidades rurales», logramos integrar a diversos escritores, poetas y artistas que cada día se esfuerzan por aportar un cambio positivo en el territorio que habitan. Gestores culturales que con su hacer proyectan el corregimiento San Cristóbal como un territorio cultural.
  • BETH: CIUDAD VIVIENTE
    En un mundo desesperado y agonizante la humanidad lucha por sobrevivir, mientras grandes tiranías implementan estrategias para controlar su gran juego social. La única esperanza es un nuevo comienzo. Pero, los sueños se pueden convertir en otra pesadilla de la razón.
  • SABERES ANCESTRALES
    Cuando nos conectamos con la vida de estas montañas y apreciamos la riqueza invisible de nuestra propia historia somos realmente conscientes de nuestro lugar y del lugar del otro. La historia nos invita a conocer esa trama del tiempo que nos da cuerpo y comunidad. Asumir la historia significa trabajar todos los días en contra …

    SABERES ANCESTRALES Leer más »

  • ÉTICA ECOLÓGICA
    La reflexión y las acciones que favorecen el cuidado del medio ambiente constituyen el amplio campo que nos vincula con la naturaleza como un factor crucial en lo que respecta a la construcción de la cultura de paz en San Cristóbal. En nuestro corregimiento la relación con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente …

    ÉTICA ECOLÓGICA Leer más »