María Belén Estrella

Que no se detenga el tiempo


Yo quería cambiar el mundo
Yo quería detener el tiempo
Yo quería derribar los muros,
abrir los caminos, unir los mares
Yo soñaba con bajar la luna
replicar la luz como los cristales
gritar verdades a viva voz…
Y el tiempo se detuvo
pero el tiempo no cambió
Se llenó de silencios, de sombras
Sólo se abrió un horizonte yermo
Cargaba entonces una maleta vieja
llena de sueños sin cumplir
Desvencijada
Olvidada
Rota
El reloj sin cuerda
y el mundo siempre girando
No sabía que había tantas manos
tejiendo lucha
No escuchaba tantas voces
gritando juntas
Ese llano estéril que se extendía hasta la línea del horizonte Era la coraza de un verde fértil
que crecía sostenida y sutil bajo la superficie
lista para irrumpir
Germinaban corazones bravos
echaban raíces, como trenzas,
los espíritus de las ancestras
y cuando nada lo anunciaba
y el mundo sólo giraba
brotaron como por embrujo
manos y gargantas
que sacudieron muros
y tendieron puentes
y surcaron océanos
y llenaron los cielos de palabras aladas
que, aunque se resistan, no puedes dejar de escucharlas
Ya podía deshacer la maleta
desempolvar sueños
revivir la llama apagada
de mis años jóvenes
de mi alma empeñada
No había terminado el viaje que nunca llegué a emprender y había dado por perdido, pero el mundo había cambiado y yo me sé parte de él
Del mundo
Del cambio
Del embrujo
¡Que ya no se detenga el tiempo! Ahora somos nosotras
quienes damos cuerda al reloj

Vimos a través de los cristales

a los árboles perder sus hojas

los cielos crepusculares

se fueron tiñendo de ocre

y las calles quedaron vacías.

Resonó el silencio

y se escondieron los sollozos.

Invadió el miedo y avanzó la soledad.

Los cristales se empañaron

y el silencio y el vacío se llenaron de frío.

El paisaje gris a través de los ojos turbios

de miedo, de lágrimas

se veía desde los balcones,

desde las ventanas,

en algún semáforo,

en las pantallas.

La calidez del beso, la ternura de la caricia

solo viajaban de palabra en palabra,

se enfrascaban en recuerdos,

se congelaban en fotos.

Y volvieron los cielos coloridos de la primavera

las pinceladas de los árboles en flor

el murmullo nítido de las aves

Pero la ciudad seguía sin ser la ciudad conocida

Las calles siguieron vacías

y las voces cada vez fueron más frágiles.

El frío se convirtió en fuego incendiario

de remembranzas y nostalgias

Y el paisaje seguía siendo gris

y las miradas seguían turbias

y los cristales seguían empañados

porque el calor de afuera

se estrellaba contra el frío del adentro.
Una primavera con sabor a invierno.

Un invierno con sabor a eterno.

Los frutos maduros del estío

debían esperar mucho más que un cambio de estación.

Tal vez regresen las oscuras golondrinas

y dejen en los balcones de flores tristes,

sus nidos colgantes…

O tal vez… no.

María Belén Estrella (Justo Daract, Argentina, 1983). Escribe desde muy chica, aunque siempre de manera amateur. Le gusta escribir poesía, cuentos, pero también ensayos sobre cuestiones políticas y sociales. Es docente en nivel medio y trata de poner en sus clases de geografía, historia y sociología, un poquito de arte, especialmente, arte latinoamericano. Actualmente está haciendo su tesis de maestría en comunicación institucional sobre medios alternativos y populares como espacios para que muchas más voces sean escuchadas.

PubliKaciones Literarias

  • La Visión Inagotable / Curso online
    La Visión Inagotable Este es un espacio para el encuentro y el crecimiento personal. A través de la poesía y el diálogo colectivo creamos lazos que nos permiten habitar el mundo con sentido desde una vertiente expresiva y artística. La lectura y la escritura poética nos permiten recrear un intercambio de saberes y expresar la …

    La Visión Inagotable / Curso online Leer más »

  • Antología poética Festival Literario Ouroboros 2022
    En el Festival Literario Ouroboros 2022, «Memorias e identidades rurales», logramos integrar a diversos escritores, poetas y artistas que cada día se esfuerzan por aportar un cambio positivo en el territorio que habitan. Gestores culturales que con su hacer proyectan el corregimiento San Cristóbal como un territorio cultural.
  • BETH: CIUDAD VIVIENTE
    En un mundo desesperado y agonizante la humanidad lucha por sobrevivir, mientras grandes tiranías implementan estrategias para controlar su gran juego social. La única esperanza es un nuevo comienzo. Pero, los sueños se pueden convertir en otra pesadilla de la razón.
  • SABERES ANCESTRALES
    Cuando nos conectamos con la vida de estas montañas y apreciamos la riqueza invisible de nuestra propia historia somos realmente conscientes de nuestro lugar y del lugar del otro. La historia nos invita a conocer esa trama del tiempo que nos da cuerpo y comunidad. Asumir la historia significa trabajar todos los días en contra …

    SABERES ANCESTRALES Leer más »

  • ÉTICA ECOLÓGICA
    La reflexión y las acciones que favorecen el cuidado del medio ambiente constituyen el amplio campo que nos vincula con la naturaleza como un factor crucial en lo que respecta a la construcción de la cultura de paz en San Cristóbal. En nuestro corregimiento la relación con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente …

    ÉTICA ECOLÓGICA Leer más »