Jimena Osorio Hernández

UNA OPORTUNIDAD PARA SER CAUTIVADO

Darle la oportunidad a un pueblo que parece ser aburrido, con gente de mala fama no parece ser del todo una mala idea, pasar de las principales ciudades del país a visitar el norte, específicamente la Sabana Cordobesa. Un fandango en las afueras de Montería, sonrisas, gritos, carcajadas, una banda de músicos tocando lo nativo de la región, aquel ritmo musical llamado porro sabanero tenía un aroma, un sabor, un gusto sabroso que te transporta en un enigma de sensaciones que eran complejas de expresar. Te sientas a observar este armonioso encuentro, observas niñas, jóvenes, mujeres y ancianas de la tercera edad, gozando este ritmo folclórico con sus faldas rotondas, venteando los rostros sudorosos de los que como al igual que tú están observando este bello fandango. Distraes la vista un rato y al volver en sí visualizas una chispa amarilla en la mano de cada una de las bellas damas, eran las velas adornando el fandango, en su mano caía el esperma de la vela e incluso algunas de ellas la situaban en su cabeza.

Ahora se unen los parejos, los hombres llevaban puesta una camisa color de calabaza, pantalón blanco y el famoso calzado de la zona conocido como las abarcas tres puntadas y el riguroso sombrero vueltiao que protagonizaba la vestimenta de estos bailarines. Las mujeres, aparte de llevar una falda rotonda que cubrían sus tobillos, lucían una blusa que sus mangas eran como la flor oriunda de esta sabana cordobesa, una flor roja con centro amarillo y con pétalos voluminosos recibía el nombre de bonche, la podías encontrar de otros colores, pero el más prominente es el bonche rojo, aparte de estas agraciadas mangas había otro adorno en su cabeza otra flor también muy famosa, pero no tanto como el bonche, lo hacían llamar “coralito” puedes encontrar esta breve flor en el patio de cualquier sabanero, pero en fin continuemos…

Te impresionas que al solo estar observando te brindan la bebida característica de esta zona, un “guarapo” de panela o como lo conocemos en otras zonas del país, agua panela. Refresca tu garganta y te unes a la rueda del fandango, en el centro están los músicos con bombardinos, trompetas, clarinetes, bombos, redoblante, trombones y platillos. Los niños que también se unen a la rueda van descalzos, otros con sus sombreros, ponchos y abarcas, muchos de ellos bailan con la niña que les llama la atención y las sonrisas que se ve en sus rostros son extraordinarias. El fandango terminó a altas horas de la madrugada, pero tu cuerpo no resistió a tanto y decidiste dormir.

Ahora ya amaneció, te reciben con un buen desayuno particular de esta zona, desayunas bajo un rancho de palma y reposas en una hamaca respirando el aire puro de la sabana. Viajas a uno de los mercados más bellos de la región, el mercado de Lorica a orillas del río Sinú, comienzas a sentir la armoniosa melodía que había la noche anterior, escuchas que viene llegando el fandango, empiezas a sentir el ritmo por la sangre, sin necesidad de saber bailarlo te animas y te atrae el sonido, el guapirreo que es conocido como el grito gozoso del caribe se oye y lo sientes en el alma, cuando menos lo esperas te ves rodeado por una multitud de instrumentos, personas, velas y todo esto te cautivo en un sueño del que no quieres despertar.

Esto es la sabana de Colombia, pocos saben que esto existe, y prefieres gozarte esta festividad con gente que te acoge sin conocerte a solo estar acostumbrados a visitar otros lugares que no están tan olvidados como este. Al terminar tu recorrido por estas zonas, te vas feliz y satisfecho, pero ahora cautivo de un pueblo con unas tradiciones hermosas que están comenzando a navegar en el lecho de muerte del Río Sinú.

Jimena Osorio Hernández (Montería, Colombia, 2006). Estudiante de la Fundación Educativa de Montelíbano. Es una joven apasionada por la literatura y el folclor colombiano. Le apasiona leer escritos que rescaten aquellas tradiciones olvidadas que hacen caracterizar su país natal. Admira, apasionadamente, a escritores como Gabriel García Márquez que involucran el realismo mágico de una manera audaz e increíble.

PubliKaciones Literarias

  • La Visión Inagotable / Curso online
    La Visión Inagotable Este es un espacio para el encuentro y el crecimiento personal. A través de la poesía y el diálogo colectivo creamos lazos que nos permiten habitar el mundo con sentido desde una vertiente expresiva y artística. La lectura y la escritura poética nos permiten recrear un intercambio de saberes y expresar la …

    La Visión Inagotable / Curso online Leer más »

  • Antología poética Festival Literario Ouroboros 2022
    En el Festival Literario Ouroboros 2022, «Memorias e identidades rurales», logramos integrar a diversos escritores, poetas y artistas que cada día se esfuerzan por aportar un cambio positivo en el territorio que habitan. Gestores culturales que con su hacer proyectan el corregimiento San Cristóbal como un territorio cultural.
  • BETH: CIUDAD VIVIENTE
    En un mundo desesperado y agonizante la humanidad lucha por sobrevivir, mientras grandes tiranías implementan estrategias para controlar su gran juego social. La única esperanza es un nuevo comienzo. Pero, los sueños se pueden convertir en otra pesadilla de la razón.
  • SABERES ANCESTRALES
    Cuando nos conectamos con la vida de estas montañas y apreciamos la riqueza invisible de nuestra propia historia somos realmente conscientes de nuestro lugar y del lugar del otro. La historia nos invita a conocer esa trama del tiempo que nos da cuerpo y comunidad. Asumir la historia significa trabajar todos los días en contra …

    SABERES ANCESTRALES Leer más »

  • ÉTICA ECOLÓGICA
    La reflexión y las acciones que favorecen el cuidado del medio ambiente constituyen el amplio campo que nos vincula con la naturaleza como un factor crucial en lo que respecta a la construcción de la cultura de paz en San Cristóbal. En nuestro corregimiento la relación con la naturaleza y el cuidado del medio ambiente …

    ÉTICA ECOLÓGICA Leer más »