Alexander Avellaneda

Cuando la lluvia cae sin cesar

Cuando el sol abrasa las calles

Cuando el frío nocturno no da tregua

Y las aceras son el único lugar

Y los sueños no alcanzan a llegar

Solamente distraen el hambre

Pero a mi tristeza nada la mengua.

El bazuco, el cigarrillo y el trago 

Los tres jinetes salvadores

Cabalgan mi pesar, no me ignoran

Cuando los otros caminan 

Pasan por mi calle

Pisan mis aceras

Posan ante mis estatuas

Se sientan en mis parques

Sonríen sin tristeza

No sé si los otros son ciegos

O si yo soy invisible.

Cuando uno de los míos muere

El mundo de día, es decir, el mundo de los otros

No se entera ni se mueve

El funeral nunca ocurre y el cuerpo se va a los pozos

No sé si los otros son ciegos 

O si yo soy invisible.

SÉ DÓNDE EMPIEZO, PERO NO DÓNDE TERMINO


De mis brazos brotan flores de pomarrosa.

Mis dedos son hojas de cámbulos.

No sé dónde termino

Mi cuerpo es un estero inundado

Todo se desborda alrededor

Los caimanes suben por mi torso 

Y no sé si estoy de pie o estoy dormido.

A corta edad me fue revelado

que mi cuerpo era oriundo de las montañas 

que los ríos me romperían el corazón

y mi sangre sería contaminada con aguas negras.

Sé dónde empiezo.

De mis ojos no puedo hablar 

son la casa de mis recuerdos

todo lo que alguna vez vivió en ellos, ahí se queda.

Y la voz de las cigarras me anuncia

que el fin está cerca

que la estridulación es temporal

que la sequía es inminente 

que la muerte no vendrá

ni en forma de aguacero

ni de vendaval

ni siquiera

vendrá.

Poema III

Detrás de todas las voces se quiebran las paredes 

Detrás de todos los ladridos mecánicos

Detrás de todas las nubes violetas

Está escondido el silencio de la puerta que no se abre

de la cárcel que habitamos en libertad

sus barrotes son robles gruesos y maduros que decoran la carretera con flores.

El tráfico está vivo y respira a 100 kms por hora 

Se oye el rechinar de las llantas

El rugir de los motores

              El sol

                    ausente

                          sordo

                                frío

…                                   

¡SOCORRO!

Nadie grita

Nadie escucha.

Resistencia

En este país no hay día del año
que no tenga una muerte
o un asesinato
para conmemorar.

Las montañas han sentido la sangre
de todos los colombianos
caer por sus faldas.

En este país no hay río cuyo cauce
fluya limpio de cadáveres
las corrientes de sus aguas
se han llevado más cuerpos, más muertos
que piedras, que ramas, que balsas…

La muerte de los colombianos
es el gran buque fantasma
que ha navegado por el Magdalena y el Amazonas.

En este país no hay terreno baldío
que no albergue, por lo menos, una fosa común
cinco, diez, veinte, treinta, mil huesos
todos masacrados, todos olvidados por sus verdugos.

En este país la naturaleza no habla por miedo a la mano asesina
que la ha hecho cómplice y partícipe del crimen.

En este país hay en cada pueblo una madre, una esposa, una hija
que espera con tristeza e ilusión infinita
a un hijo, a un padre, a un marido que salió o fue llevado
con destino a la montaña
al río
al terreno baldío…

Todos desaparecen, todos son desaparecidos
Todos se van y se pierden en el silencio de la naturaleza
lo único que se resiste a morir
es la esperanza del regreso
las lágrimas
el beso de bienvenida
la espera vacía
de la esposa
de la hija
de la madre.

Alexander Avellaneda (Villavicencio-Colombia,1989). Lector con inclinaciones a escribir poesía y comentar autores. Participó en talleres de escritura creativa RENATA durante el 2012. Algunos de sus poemas fueron publicados en la antología Náufragas, Volumen 2 (Ediciones El Andén, 2014), colaboró ocasionalmente comentando cine en la Revista El Anden (2014-2015). Desde 2010 lidera la iniciativa Villavicencio Cultural y en los últimos 5 años se ha dedicado a gestionar y realizar eventos en torno a la literatura y los autores emergentes en la ciudad. Participante del ciclo de Poesía Life 2.0 Raíces del umbral americano: hacia un revisionismo poético (Colombia, 2021).

Comparte este contenido

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
  • All
  • Arte
  • Audiovisual
  • Comunicación comunitaria
  • Cuento
  • Edición 30 / ETERNIDADES
  • Poesía
  • Poesía Colombia
  • Poesía Perú
  • Poesía y voz
  • Poéticas de la otredad Edición 28
  • Revista Ouroboros Edición 27
  • SIGNOS EXPANDIDOS / Edición 29
  • Videoarte
  • Web-arte
  • poesía hipertextual

«Por todas partes te busco sin encontrarte jamás, y en todas partes te encuentro sólo por irte a

BUSCAR «

  • All
  • Artes sonoras
  • Audiovisual
  • Comunicación comunitaria
  • Curso Online
  • Experiencias que conectan
  • Laboratorio de Comunicación para la cultura de paz
  • Poesía
  • Poesía Colombia
  • Poesía Perú
  • Revista Ouroboros Edición 27
  • San Cristóbal

«Por todas partes te busco sin encontrarte jamás, y en todas partes te encuentro sólo por irte a

BUSCAR «

  • All
  • Comunicación comunitaria
  • Edición 30 / ETERNIDADES
  • Mujeres en la poesía
  • Poesía
  • Poesía Colombia
  • Poesía Cuba
  • Poesía antioqueña
  • Poesía como creación
  • Poesía y voz
  • Poéticas de la otredad Edición 28
  • Revista Ouroboros Edición 27
  • SIGNOS EXPANDIDOS / Edición 29
  • San Cristóbal
  • Videoarte